Corrupción en ascenso en América Latina y el Caribe

Corrupción en ascenso en América Latina y el Caribe

La corrupción es un flagelo que perjudica a las personas comunes todos los días y en todos los rincones de América. Y cuando esas personas denuncian la corrupción, muy a menudo sufren represalias.

Casi dos tercios de las personas que encuestamos para el último Barómetro Global de la Corrupción, Las personas y la corrupción: América Latina y el Caribe, expresaron que la corrupción había aumentado en los 12 meses previos al momento en que se los consultó sobre el tema (62%).

Más de la mitad manifestaron que su gobierno no está resolviendo el problema de la corrupción (53%). Y una de cada tres personas que habían usado un servicio público en los 12 meses anteriores indicó que había tenido que pagar un soborno (el 29%). Conversamos con más de 22.000 personas en 20 países.

Tomando en cuenta el tamaño estimado de la población de estos países, eso significa que alrededor de 90 millones de personas pagaron sobornos.

No sorprende, entonces, que en toda la región sean frecuentas las manifestaciones contra la corrupción. Las hemos visto en Brasil, Guatemala y la República Dominicana. También en México y Honduras. De hecho, siete de cada diez ciudadanos están dispuestos a participar en la lucha contra la corrupción y desean hacerlo (70%).

A pesar de eso, pocas personas que pagaron sobornos dijeron que, efectivamente, habían denunciado la situación a las autoridades (9%) y, de quienes lo hicieron, casi un tercio manifestó que sufrieron represalias por ello (28%).

Los latinoamericanos y caribeños están siendo defraudados por sus gobiernos y sus líderes del sector privado. El soborno es un obstáculo significativo para acceder a servicios públicos, en especial, para los sectores más vulnerables de la sociedad.

José Ugaz Presidente de Transparency International

Se determinó que los sobornos eran más comunes en México y la República Dominicana, donde el 51 % y el 46 % de los encuestados dijeron que habían pagado algún tipo de soborno para acceder a servicios públicos.

Se percibe a la policía y a los políticos como los más corruptos de la región. Casi la mitad de los ciudadanos manifiestan que la mayoría o la totalidad de las personas en esos ámbitos son corruptas. Esto demuestra una preocupante falta de confianza en estos grupos del sector público que son vitales para la sociedad.


“Este informe muestra que los reclamos de rendición de cuentas y transparencia que expresan los ciudadanos no están siendo atendidos por sus líderes. Es necesario que los gobiernos tomen mayores medidas para erradicar la corrupción en todos los niveles," dijo José Ugaz, presidente de Transparency International.

Transparency International formula cuatro recomendaciones clave para fortalecer el sistema judicial y contribuir a que las personas puedan hablar libremente sin temor a represalias. Los gobiernos de América Latina y el Caribe deberían adoptar las siguientes medidas:

  • Fortalecer las instituciones que participan en la detección, la investigación y el juzgamiento de delitos vinculados con la corrupción.
  • Eliminar la inmunidad política en los casos relacionados con corrupción.
  • Fortalecer la capacidad de investigación de la policía, afianzar las medidas disciplinarias internas y establecer mecanismos de rendición de cuentas permanentes para la policía.
  • Crear canales accesibles y anónimos para quienes denuncian irregularidades, que protejan realmente a estas personas contra todas las formas de represalias.

Acceda al informe completo, Las personas y la corrupción: América Latina y el Caribe

For any press enquiries please contact press@transparency.org

Latest

Social Media

Follow us on Social Media