Skip to main content

Un 2011 marcado por crisis de gobernabilidad

Las protestas que han afectado al mundo en el 2011 reflejan, en gran medida, la indignación de la población provocada por la corrupción en la política y en el sector público.

La corrupción continúa afectando de manera profunda a demasiados países en todo el mundo, según se observa en los resultados del Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2011 de Transparency International (TI), presentado hoy. El Índice muestra que algunos gobiernos no protegen de forma adecuada a sus ciudadanos frente a la corrupción; siendo manifiesto el abuso en el uso de los recursos públicos, los sobornos o en el hermetismo en la toma de decisiones.

Transparency International advirtió que las manifestaciones en todo el mundo, relacionadas en muchos casos con hechos de corrupción y con la inestabilidad económica, son una clara muestra de que los ciudadanos consideran que sus líderes e instituciones públicas no son suficientemente transparentes ni rinden cuentas de manera adecuada.
Específicamente,

“Este año hemos visto referencias a la corrupción en los reclamos de los manifestantes, tanto ricos como pobres. En una Europa golpeada por la crisis de la deuda, y en un mundo árabe que se asoma a una nueva era política, los líderes deben tener en cuenta los reclamos que exigen un gobierno más efectivo” señaló Huguette Labelle, Presidenta de Transparency International. Por su parte, el Director Ejecutivo de Transparency
International, Cobus de Swardt expresó que “los países que obtuvieron una puntuación alta demuestran que las medidas de transparencia, cuando son constantes, pueden, con el tiempo, tener éxito y beneficiar a la población”.

Índice de Percepción de la Corrupción 2011: Los resultados El Ìndice califica a 183 países y territorios con una puntuación entre 0 (sumamente
corrupto) y 10 (muy transparente) según los niveles de percepción de corrupción del sector público. Utiliza datos de 17 encuestas que analizan factores como aplicación de leyes contra la corrupción, acceso a la información y conflictos de interés.

Nueva Zelanda obtuvo la primera posición, seguida por Finlandia y Dinamarca. En el último lugar se ubican Somalia y Corea del Norte (incluida por primera vez en el Índice).

Dos tercios de los países clasificados obtuvieron una puntuación inferior a 5. Los países de la eurozona afectados por la crisis de la deuda obtuvieron las puntuaciones más bajas, en parte, debido a la incapacidad de las autoridades públicas de hacer frente a los dos factores clave que impulsaron la crisis: el soborno y la evasión fiscal. Y en el caso de los países árabes, antes de que comenzaran las revueltas de la primavera árabe, un informe de Transparency International sobre la región advirtió que las prácticas de nepotismo, soborno y padrinazgo estaban sumamente arraigadas en la vida cotidiana y que esto frustraba el impacto de las leyes existentes contra la corrupción.

(Proética, Perú) América Latina y el Perú
Bastante por debajo de la mitad, en el puesto 80 del ranking de TI aparece el Perú junto con otros países latinoamericanos que son percibidos igual de corruptos como Colombia y El Salvador.

No sorprende que Perú esté en la posición en la que se encuentra. Durante la última década se ha hecho poco para combatir la corrupción de manera efectiva. No se ha impulsado la implementación de leyes importantes como la norma de transparencia, ni reformas clave como la ley de carrera pública, la de la policía nacional (abortada durante la primera parte del gobierno de Alejandro Toledo) o la del Poder Judicial, que a mediados de la década se extravió en la discusión sobre quién debía conducirla: si el gobierno nacional o si los propios jueces y gracias a los esfuerzos denodados de su Presidente hoy parecería que se inicia el cambio, a pesar de las dificultades presupuestales.

Más aún, durante estos años hemos apreciado el incremento de escándalos de gran corrupción como los Petroaudios, Cofopri y ESSALUD entre otros, reforzando la percepción de impunidad y la desconfianza frente a la autoridad. No en vano los datos que han alimentado este índice se han recogido de encuestas especializadas realizadas durante los dos años anteriores al actual. Es decir, se ha evaluado, básicamente la última parte del gobierno aprista de Alan García.

Hacia adelante

El gobierno actual llegó al poder, entre otras cosas, por su apuesta anticorrupción. En estos cuatro meses de gobierno, ha dado pasos importantes, como el nombramiento de Julio Arbizú a cargo de la procuraduría anticorrupción, mezclados con medidas tímidas, como la discusión en el Congreso de la imprescriptibilidad de los delitos de corrupción, y con señales preocupantes, como los destapes sobre la calidad de muchos de los congresistas que se auparon a la lista del partido de gobierno con intenciones corruptas (Anicama) o mafiosas (Romero), sin dejar de lado el lamentable caso del vicepresidente Chehade.

Es el inicio de un nuevo gobierno y hay grandes expectativas sobre lo que vaya a hacer.
Esperamos que la próxima medición de TI nos ponga unos puestos por delante.

Transparency International es la organización de la sociedad civil que lidera la lucha contra la corrupciónen el mundo.

Nota para los editores: El Índice de Percepción de la Corrupción está hecho a partir de 17 encuestas y evaluaciones de entidades externas. Los resultados no pueden compararse en el tiempo. Consulte las Preguntas más Frecuentes para obtener mayor información sobre cómo se realiza el Índice.

Para consultar el ranking completo y los cuadros regionales, visite: www.transparency.org/cpi


For any press enquiries please contact

Berlín
Thomas Coombes
T: +49 30 34 38 20 662
E: press@transparency.org

Perú
María Eugenia Esparza
+51 9962 08092
E: mesparza@proetica.org.pe