Skip to main content

Las instituciones y la sociedad brasileñas deben actuar para salvar la lucha contra la corrupción y el régimen democrático

Las graves declaraciones del ex ministro Sergio Moro deben ser comprobables

Brasil ha sufrido este viernes, 24 de abril, un serio revés institucional para la lucha contra la corrupción y otro avance autoritario sobre su régimen democrático. El ex juez de la Operación Lava Jato y Ministro de Justicia, Sergio Moro, pidió su dimisión en protesta por la decisión del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, de cambiar al jefe de la Policía Federal brasileña. La injerencia política en las instituciones de control ya era un problema que había estado empeorando durante el gobierno de Bolsonaro, erosionando la independencia antes ganada por estos organismos y que aseguraba nuevos avances del país en la lucha contra la corrupción.

Este ataque a la independencia de las instituciones, como se sabe, está lejos de ser un acto aislado en un gobierno marcado por la degradación del sistema democrático. Ahora, con revelaciones del ex ministro Sergio Moro de que el Presidente de la República busca ejercer control sobre las agencias policiales para obtener inteligencia y obstrucción de las investigaciones, las amenazas a las que el país está expuesto con su actual gobierno han alcanzado un nivel sin precedentes. La sociedad y las instituciones deben reaccionar con firmeza y contener los avances de este gobierno, de lo contrario no sólo volverá el estado de impunidad, sino un marcado deterioro de la democracia.

En 2019, Transparencia Internacional - Brasil denunció, en su retrospectiva anual y en un informe dirigido a organizaciones internacionales, el proceso de desmantelamiento de los marcos jurídicos e institucionales brasileños para combatir la corrupción, así como los ataques a la prensa y a la sociedad civil.

Brasil ya no debe tolerar un avance autoritario y debe responder a estas amenazas que son cada vez más audaces.

La Policía Federal, sus miembros y asociaciones de clases deben resistir, en el marco de la ley, cualquier intento de instrumentar la institución mediante intercambios en su dirección general y superintendencias.

La Fiscalía General y el Supremo Tribunal Federal deben investigar los delitos de falsedad ideológica, coacción, defensa administrativa, obstrucción de la justicia y corrupción pasiva posiblemente cometida por el Presidente de la República.

El Congreso Nacional debe deliberar sobre el delito de responsabilidad potencialmente cometido por el Presidente de la República y, si se encuentra, aplicar las sanciones correspondientes.

La sociedad brasileña debe vigilar con la máxima atención y exigencia con rigor que la ley, las instituciones y los valores democráticos prevalezcan en el país.

Contrariamente a lo que dijo el Presidente de la República en una declaración a la nación, la "fuente de la corrupción" no se agotó en su mandato. Por el contrario, el deterioro progresivo de los marcos jurídicos e institucionales promovidos por su gobierno debilitó la capacidad del país para controlar el problema. Esta realidad se reflejó en la última edición del Índice de Percepción de Corrupción de Transparencia Internacional 2019, cuando Brasil logró la peor posición en la historia del ranking: 106º lugar de 180 países y territorios, con 35 puntos (en una escala de 0 a 100).

En Brasil, como en el resto del mundo, Transparencia Internacional llama la atención sobre la trampa autoritaria en la lucha contra la corrupción. Esta es una lucha que no se gana con héroes ni zares, sino con instituciones fuertes y una ciudadanía con plenas garantías y libertades. Continuaremos nuestra lucha en nombre de lo que más nos representa fundamentalmente: una lucha por los derechos.

Oficina de Prensa (CDI Comunicação)

André Dayan
+ 55 11 3817-7895
andre.dayan@cdicom.com.br

Gislene Rosa
+55 11 3817-7919
gislene@cdicom.com.br

Jorge Valério
+55 11 3817-8002
jorge@cdicom.com.br

Acerca de TI Brasil - Transparencia Internacional es un movimiento global con el mismo propósito: construir un mundo en el que los gobiernos, las empresas y la vida cotidiana de las personas estén libres de corrupción. Trabajamos en Brasil para apoyar y movilizar a grupos locales para combatir la corrupción, la producción de conocimiento, la concienciación y el compromiso de las empresas y gobiernos con las mejores prácticas globales de transparencia e integridad, entre otras actividades. La presencia internacional de TI nos permite defender las iniciativas y leyes anticorrupción que los gobiernos y las empresas les someten efectivamente. Nuestra red también significa colaboración e innovación, lo que nos da condiciones privilegiadas para desarrollar y probar nuevas soluciones anticorrupción.